0

Vitoria, de villa a ciudad, toda una evolución a base de esfuerzo y trabajo diario

Publicado por el .

Cuando visitas la ciudad de Vitoria nunca te habrías dado cuenta de toda la evolución que ha tenido que pasar a los largo de su historia, misma que la recuerdan siempre sus habitantes contándola a quien quiera honrarse escuchandola, y en donde tuvo que ver el gran esfuerzo de sus habitantes desde el mismo nacimiento de la localidad.

A primera vista cuando lleguemos a Vitoria siempre nos deslumbrarán sus diferentes calles y avenidas, ciudad cultural en la que abundan sus jardines en medio de edificaciones grandiosas. Todas éstas maravillas las podrás disfrutar en el Festival de Jazz que se celebra año tras año, en donde también tendrás la oportunidad de degustar a la mejor gastronomía Vasca en la se utilizan productos de la huerta y que se acompañan de los mejores vinos de la región.

Vista aerea que muestra en engrandecimiento de Vitoria en el Pais Vasco

Pero más allá de ello está la historia con la que nacío Vitoria, misma que fué fundada en el año de 1181 sobre lo que un día fué una pequeña colina, algo que se dió gracias al Rey navarro Sancho VI, quién la fundó con el nombre de Nueva Vitoria, hermosa villa que empezó a ser visitada desde ese mismo instante por una gran cantidad de personas que disfrutaban de la artesanía de sus pobladores. Posteriormente ésta hermosa Villa pasó a manos del Monarca llamado Alfonso VIII, algo que se dío en el año 1200. El trabajo de sus artesanos fué grandiosos e importante, mismo que influyo grandemente en el turismo de la localidad y que por dicha razón empezó a atraer a muchas personas que la visitaron con más frecuencia.

Todo éste trabajo exhaustivo diario que realizaron sus pobladores fué recompensado muy pronto, ya que la localidad empezó a expandirse hacia sus alrededores con lo que dejó de ser una sencilla y hermosa Villa, razón por la cual Juan II en el siglo XV le otorgó el título de Ciudad. La evolución no se detuvo, engrandeciendose más aún en los siglos XVIII y XIX con lo que conoce hasta ahora como el “ensanche de la ciudad“.

Te puede interesar

Escribe un comentario