0

Rutas por Vitoria

Publicado por el .

Ruta de Vinos por la calle Gorbea

En nueve establecimientos de una de las calles más largas de la capital alavesa cuelgan un cartel con el lema: “De vinos por Gorbea”. A renglón seguido, una frase especifica: «Todos los jueves, un crianza más un aperitivo por un euro». La oferta atrae cada semana a miles de personas que, desde las ocho de la tarde hasta bien entrada la noche, llenan los bares Roland, Batela y Bajamar; la cervecería Frankfurt; las tabernas Txustarra y Toba; el mesón La Bellota, y las cafeterías El Valle y Dallas. Esta iniciativa lleva funcionando cuatro años pero ha sido a partir de 2007 cuando más se ha notado la afluencia de la gente, en especial en el mes de julio, cuando tanto jóvenes como mayores se concentraban en las afueras de dichos establecimientos. Sin embargo no es una ruta continua durante todo el año, los días festivos que caigan en jueves no hay ruta, y durante todo el mes de agosto el servicio se suspende.

Ruta de Judizmendi, cervezas por 1 €

Algunos piensan que esta ruta está relacionada con el éxito de la Ruta de Vinos por Gorbea, sin embargo hay que remontarse 12 años para comprobar que esta ruta empezó a funcionar allá por el año 1996. Es una ruta bastante diferente a la de la calle Gorbea, porque mientras que en la primera se vende un vino y un pintxo por un euro, en la Ruta de Judimendi lo que cuesta un euro es un botellin de cerveza. Una ruta que también se desarrolla los jueves de cada semana y del que forman parte once bares de las calles Polvorín Viejo, Mariano San Miguel y los alrededores de la Plaza Pepe Ubis. Participan; El Globo, Kilkerra, La Granje, Kontraste, Windsor, Pasar Sení, La Lonja, Paradero, Paddy Shorts, Iparla y Pitxer.

Una ruta a lo medieval

En el Casco Viejo, más de una decena de hosteleros han optado por los primeros sábados de cada mes, coincidiendo con la celebración del Mercado de la Almendra, para atraer a los clientes con la “Ruta de la barrica”. La oferta es un pincho y un pote por un euro y medio. Los hosteleros decidieron apostar por esta ruta porque veían como a la hora del pintxo los ciudadanos optaban por moverse a la zona del ensanche. Es una buena manera de dinamizar el Casco Viejo, aunque debería de extenderse a todos los sábados y no únicamente cuando se celebra el mercado medieval. Probablemente fuera una medida muy efectiva que daría mucha vida a todo el barrio.

Te puede interesar

Escribe un comentario